Cuando Rafael Nadal no está con confianza suele aferrarse a sus opciones más que nadie pero cuando sus sensaciones en la cancha lo acompañan lo potencian todavía más. Este jueves el español sabe que saldrá a jugar con la chance intacta de llegar a las semifinales de las Nitto ATP Finals.

Claro, tampoco será sencillo y allí reside el mayor desafío. Así, Nadal pujará por seguir en el camino de cumplir un objetivo que figura todavía entre sus pocos asuntos pendientes: ganar el evento de final de temporada — su mejor resultado fueron las finales de 2010 y 2013 —.

Su pase a la que sería quinta semifinal será un cruce cara o cruz con el vigente campeón del torneo, el griego Stefanos Tsitsipas, que tampoco pudo con Thiem pero sobrevivió venciendo, con punto de partido en contra, a Rublev.

Será el séptimo partido entre ambos, y con el último encuentro que quizá pudo haber sido uno de por mejores partidos del 2019 y en este mismo escenario. En las Nitto ATP Finals de 2019, Nadal luchaba también por una oportunidad en las semifinales, y Tsitsipas estaba tratando de terminar invicto en el Grupo Andre Agassi.

El español no se enfrentó a un solo punto de quiebre y se impuso por 6-7 (4), 6-4 y 7-5. Sin embargo, Tsitsipas ganaría la zona y luego el título, su mayor corona hasta la fecha. “Mi nivel de tenis ha ido en aumento, he jugado mucho mejor partido a partido.

Me veo con más opciones de hacer un gran torneo ahora porque me he demostrado que puedo estar a un gran nivel”, avisó el campeón de 20 grandes. “Estoy en el camino adecuado: hay muchas más cosas positivas que negativas”, dijo.

“No quiero fingir ser arrogante en absoluto, porque no lo soy”, afirmó Nadal. “Pero realmente no necesito demostrarme ni a mí mismo ni a nadie que si juego mi mejor tenis, creo que puedo ganar en todas las superficies y contra cualquier jugador.

Pero nunca gané en las Finales [Nitto ATP]. Eso es lo real al mismo tiempo. Así que no hay problema con eso. Sé que tengo que jugar lo mejor que puedo si quiero tener oportunidades”, dijo. Su palabras demuestran el efecto positivo que generó el promisorio nivel mostrado ante Thiem, pese a la derrota, dando muestras de que si bien está lejos de carece del poderío físico de antes, pero, por contra, tiene muchísimas más herramientas para resolver situaciones inesperadas ante rivales que buscan desbordarlo en potencia.

Lo mismo ocurrirá con Tstsipas, quien no ocultó su plan de juego. En el global de su historial, Nadal domina al heleno por 5-1, 2-0 en cancha dura. “Es una oportunidad para mí para luchar y de dar lo mejor de mí mismo… Voy a necesitar de un gran esfuerzo físico y sufrir mucho.

Es un gran reto el que tengo por delante”, explicó Tsitsipas en rueda de prensa. ¿Cual ha sido su mayor diferencia de la última temporada a su actual estado de forma? “Mi toma de decisiones es lo que más he cambiado desde el año pasado”, recordó el griego y definió sin tapujos la hoja de ruta que espera que lo lleve a buen puerto: “Jugar cada punto de manera individual… Voy a intentar jugar un tenis agresivo, porque contra Rafa no puedes jugar de forma defensiva.

Tengo que ser solido, más que él para intentar ganar. Hay que empezar fuerte y acabar aún más fuerte”, apuntó.

Con información de Tennis World ES, DAVID LOPEZ