Novak Djokovic no tiene margen de error este viernes en el encuentro final de la zona de grupos de las Nitto ATP Finals. Pero tampoco su rival, Alexander Zverev, para enmarcar un encuentro prometedor y decisivo y que dejará solo al ganador con billete a las semifinales.

Eso sí, el No. 1 del mundo depende de sí mismo y cuando llega a puntos así de extremo siempre ha sabido salir a flote, aun ante un contrincante imprevisible, y con la cabeza algo mejor amueblada desde que comenzó a trabajar junto a David Ferrer.

Djokovic está buscando su noveno acceso a semifinales en el evento de final de temporada donde espera Dominic Thiem. El campeón de 17 Grand Slam, en tanto, estará obligado a una victoria para poder seguir manteniendo sus ojos en el premio gordo: igualar el récord histórico con seis títulos, cinco de ellos en The O2.

El balcánico, todavía con un excepcional balance de 40-4 en la temporada tras caer en su segundo partido frente a Daniil Medvedev, sabe que además necesita elevar la vara de rendimiento para no sufrir sobresaltos ante un rival que lo ha sabido complicar pese que está adelante en el balance previo Head2Head por 3-2.

De hecho, en este mismo escenario hace dos temporadas, un Zverev de 21 años prevaleció con caracter en la definición por el título ante un Djokovic diez años mayor, que le había ganado en la fase de grupos y había señalado que por esa victoria tenía una “ventaja mental”.

Zverev, el tercer campeón alemán de las Nitto ATP Finals, es además el único jugador en ganar contra Djokovic, Federer y Nadal en el final de temporada y solo el tercer jugador en vencer a los ‘Tres Grandes’ en un solo torneo (Nalbandian en Madrid, Murray en Toronto).

Pero para repetir tamañas actuaciones, el finalista del último US Open también deberá poner en la cancha algo más que su mejor versión. “Es el partido más difícil que puedes tener aquí contra Novak”, dijo Zverev.

“Ya jugamos dos veces aquí… así que estoy deseando que llegue y espero sentirme bien porque es lo que necesito“. Entonces, será disputa táctica entre la agilidad y velocidad del serbio y la potencia del alemán, solo habrá un ganador y un perdedor, así de concreto.

Con información de Tennis World ES, DAVID LOPEZ