(Caracas, 19 de noviembre de 2020)-. El delantero del Inter de Milán se mostró intratable, como siempre, en el triunfo ante una Dinamarca incapaz de neutralizar la arremetida de los demonios rojos que ya forman parte del “Final Four” junto a Italia, España y Francia.

El equipo belga regresó a los vestuarios después de un primer tiempo sin desniveles y un marcador igualado a uno que coloreó de incertidumbre el futuro de su clasificación; no obstante, en el segundo tiempo lograron consolidar un resultado favorable para apagar a unos daneses que prometían ser dignos rivales.

Tielemans marcó el primero, de la misma forma que ante Inglaterra, esta vez de zurda a los 3’, sin embargo, siete minutos después, el “Golazo” Eriksen dio inicio a una jugada que terminó en las redes de Courtuois tras un cabezazo de Jonas Wind, delantero del Copenhague.

El desarrollo de los primeros 45’ había dejado una espesa bruma de irresolución, la predicción del resultado final se mostraba incierto y Dinamarca se mostraba cerca del grito sagrado al empezar el complemento. Hasta que Lukaku apareció, le bastó con dos sigilosas e inesperadas intervenciones para abatir a Schmeichel en el 59’ y 67’. El delantero de 27 años registra 46 goles en sus últimos 47 partidos.

Después de un error del guardameta merengue, el partido se ponía 3 a 2, incentivo suficiente para despertar al conjunto bajo el mando de Kasper Hjulmand y propiciar una reacción positiva ante la búsqueda del partido.

Solo paso un minuto cuando De Bruyne, asistido por Thomas Foket, sentenció el destino danés con un disparo cruzado de derecha, que liquidaba cualquier señal de esperanza restante entre los escandinavos. Otorgando así, la victoria indiscutible a los número uno del ranking FIFA.