Era cuestión de tiempo para que el Liverpool de Jürgen Klopp se coronara monarca de esta edición de Premier League y, finalmente, este jueves pudieron volver a disfrutar un título liguero en 30 años.

La confirmación del galardón fue posible por adelantado gracias a la victoria del Chelsea 2-1 sobre el Manchester City, perseguidor más cercado de los rojos pero sin demasiadas aspiraciones de remontar por la diferencia de más de 20 puntos.

Los protagonistas de la victoria del Chelsea fueron Christian Pulisic y William, quien dejaron en segundo plano el aunténtico golazo de tiro libre Kevin De Bruyne.

30 años sin ligas y primera Premier

Este título en Anfield tiene demasiado buen sabor de boca por todo lo que trae consigo, uno de los primeros es que acabó con la sequía de 30 años sin ganar una liga en Inglaterra.

La última vez que el Liverpool se había coronado monarca inglés fue en la temporada 1989-1990; eso sí, bajo otra denominación en la competencia británica (First División).

Todo esto indica que este nuevo lauro de los rojos suma la primera edición liguera para el equipo, luego de que en 1992 la disputa inglesa pasara a llamarse Premier League.

Finalmente, Klopp puede jactarse de haber conseguido uno de los títulos escasos en la ciudad, una vez que ya ostenten la Champions League.