La NBA no ha tardado demasiado en pronunciarse acerca de la solicitud realizada por los Warriors para utilizar una Disabled Player Exception por valor de 9,3 millones de dólares tras la lesión de Klay Thompson. Como era de esperar, esta ha sido concedida a Golden State, tal y como informa el periodista de The Athletic Shams Charania, por lo que los californianos podrán reforzar su plantilla para que la ausencia del escolta les afecte lo menos posible.

La Disabled Player Exception es un mecanismo mediante el cual la NBA permite a los equipos que superan el límite salarial y que cuentan con un jugador que se va a perder lo que queda de temporada reemplazar a dicho jugador. Si, como es el caso, esta tiene un valor determinado, la franquicia puede incorporar un agente libre a cambio de esa misma cifra por un contrato de un año, así como recibir vía traspaso un jugador que cobre dicha cantidad y que esté en su último año de contrato.

De forma más clara y resumida, esto supone que Golden State cuenta con 9,3 millones de dólares para fichar. Con el mercado ya prácticamente finalizado, no existen rumores acerca de con quién podrían los californianos invertir este dinero, pero aún hay diversos hombres sin contrato por los que podrían interesarse. Según el propio Shams, esta excepción caduca el 19 de abril, por lo que los Warriors no necesitan añadir a ningún jugador de manera urgente.

Cabe destacar que, en caso de que Klay Thompson regrese antes de lo esperado, su vuelta no afectaría al jugador que llegue por esta vía. El escolta podría por tanto volver antes de tiempo sin que esto tenga ninguna repercusión negativa, aunque ahora mismo se antoja bastante improbable que lleguemos a verle antes de que finalice el curso 20-21.

(Fotografía de portada: Lachlan Cunningham/Getty Images)

Con información de NBAmaniacs,