Tras sufrir reveses en seis de los siete encuentros que disputaron entres lunes y la doble tanda dominical contra Bravos, resultados con los quedó sentenciada su eliminación y el puesto de colista en la División Central, en disputa con los Tiburones de La Guaira, estalló nuevamente en las redes sociales el tema de la posible venta de los Leones del Caracas.

La etiqueta #CisnerosVendeLeones, ocupó los primeros lugares entre las principales tendencias de la red social Twitter entre buena parte de la noche del sábado y casi todo el día domingo, con miles de comentarios contra Ricardo Cisneros, propietario del club Caracas, el ingeniero Luis Ávila, presidente del popular conjunto, y el gerente Richard Gómez, considerados por la fanaticada como culpables del discreto desempeño de la tropa capitalina.

Los Leones del Caracas, el conjunto de mayor tradición ganadora en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional con dos decenas de títulos, no se corona desde hace once temporadas y en las últimas diez ediciones ha clasificado seis veces, pero solo en una ocasión (certamen 2017-18) ha conseguido avanzar a la final, y perdió en cinco choques ante Cardenales de Lara.

Desde que la organización Cisneros le compró la franquicia capitalina a los sucesores de Pablo Morales y Oscar Prieto Ortiz, en abril de 2001, apenas han podido sumar dos gallardetes a su palmarés: el de la edición 2005-06, en final de cinco juegos ante los Tigres de Aragua, que coronaron con triunfo invictos en la Serie del Caribe Maracay-Valencia, en febrero de 2006, y el del certamen 2009-10 que conquistaron en dramática serie final de siete juegos ante sus eternos rivales, Navegantes del Magallanes.

Desde antes de concluir la temporada 2019-20 comenzó a circular el rumor de que los Leones estaban en venta. En abril de 2020 se confirmó que Bob Abreu ha sostenido conversaciones con los hijos de Ricardo Cisneros, como una de las piezas centrales de un grupo de exbigleaguers criollos que están interesados en adquirir el equipo.

En situación similar se encuentra el otro conjunto de la región capital, Tiburones de La Guaira, que ayer también estaba al borde de la eliminación y que no gana un certamen de la la pelota profesional venezolana desde hace 34 temporadas.

No sería de extrañar entonces que ante tantos fracasos, Leones y Tiburones cambien de dueño para la campaña 2021-22.

Con información de Líder