España conquistó el segundo título de su historia en el Mundial de básquetbol al vencer este domingo claramente en la final (95-75) a Argentina, tras controlar el marcador desde el inicio del encuentro.

El primer título mundial de básquet de España se dio en Japón en 2006 y ahora se corona en China, tras un torneo impecable, en el que ganó los ocho partidos disputados.

En la final, España se distanció en los primeros minutos 12-2 y a partir de ahí fue manteniendo una ventaja amplia en todo momento.

Al descanso llegó a irse con una ventaja de 43-31 y durante el tercer cuarto de distanció hasta un margen de 22 puntos.

Ricky Rubio fue elegido el jugador más valioso (MVP) del torneo, tras ser además el máximo anotador español de la fase decisiva con 20 puntos, por delante de Sergio Llull (15 unidades). Francia se quedó con el tercer puesto del certamen al doblegar 67-59 a la selección de Australia.