El chileno se encontraba en el centro de Viena en el momento de los ataques pero por suerte para él, pudo llegar a su Hotel sano y salvo.

El mundo se estremecía ayer por la noche cuando nos enteramos del ataque terrorista que se había producido en Viena. Varios integrantes del grupo Estado Islámico atacaron la ciudad en diferentes acciones programadas y hubo al menos cinco muertos y más de 15 heridos. El entrenador de Dominic ThiemNicolás Massú, se encontraba aún en la ciudad austriaca y fue sorprendido por los ataques mientras se encontraba cenando en un Restaurante. A través de sus redes sociales fue comentando cómo se encontraba en todo momento para tranquilizar a los suyos.

“Estoy en el centro de Viena, muy cerca del ataque. Nos tienen adentro de un Restaurante, esperando a ver cuándo podemos irnos de aquí”, comentaba el chileno, que recibió decenas y decenas de comentarios de apoyo tanto de aficionados como de periodistas e incluso personalidades del tenis, que se preocuparon por la situación del técnico. Se anunció en Austria que el país iba a entrar en cuarentena, algo que provocó que mucha gente estuviera en la calle en esos momentos.

Más tarde, ya de madrugada en Europa, Massú tranquilizó a todos anunciando que había podido llegar a su Hotel aunque con el susto en el cuerpo. “Ya estoy tranquilo en mi Hotel, después de un susto muy grande. Estuvimos encerrados 8 horas dentro del Restaurante por precaución. Muchas gracias a todos por vuestros mensajes”, comentó el entrenador chileno horas más tarde tras el primer tuit.

Seguía en Viena tras haber jugado su pupilo allí la semana pasada

Tras jugar en Viena, Dominic Thiem decidió no competir en el Masters 1000 de Paris-Bercy por lo que Massú decidió quedarse unos días más en la capital austriaca. La siguiente parada de ambos será la Nitto ATP Finals de Londres, que tendrá lugar en algo menos de dos semanas y donde competirán los ocho mejores tenistas del año por el último gran título de la temporada en el circuito ATP.

Con información de Punto de Break,  Jose Morón