Increíble remontada del Mónaco al PSG (3-2), que iba ganando 0-2 al descanso… y terminó perdiendo con un excepcional Cesc Fábregas al mando, y pese a los dos goles de Kylian Mbappé en la primera parte.

El partido tuvo dos fases muy diferentes. La primera parte, dominada por el PSG; la segunda, liderada por un sorprendente Mónaco.

En la primera, la estrella fue Mbappé, dentro de un PSG con algunas bajas y Neymar en el banquillo esperando su oportunidad. Dos goles del francés fueron suficientes para manifestar la superioridad visitante, eso sí, sin hacer un gran juego.

Mbappé, con esos dos goles, ya lleva nueve goles en siete partidos, y ya es el máximo goleador de la Ligue 1.

Antes del descanso, dos tantos anulados (Kean y Mbappé) y un larguero del propio Kean pudieron poner al descanso un escandaloso marcador.

Pero, salió Cesc Fábregas… y todo cambió. El Mónaco fue un vendaval desde entonces. Dos goles del alemán Volland, el primero tras pase de Fábregas, pusieron el 2-2 antes de que Neymar saliera al campo, en su regreso desde el 28 de octubre.

Con el 2-2 en el marcador, el Mónaco seguía atacando.. y vino el penalti del 3-2. Entrada de Diallo a Volland, roja para el defensa, y penalti transformado por el catalán, que puso el definitivo 3-2 y la sorpresa para un PSG que cosecha su tercera derrota en el campeonato.

El PSG sigue arriba en la tabla, con cuatro de ventaja sobre el Mónaco, pero su imagen antes de recibir al RB Leipzig en la Champions fue lamentable en la segunda parte.

Con información de Marca