(Caracas, 03 de diciembre de 2020).- El Granada perdió su condición de invicto en la UEFA Europa League. Los dirigidos por Diego Martínez recibieron en el estadio Nuevo Los Cármenes la visita del PSV neerlandés escuadra a la que solo le bastó un tanto para quedarse con la victoria.

Granjeros y Nazaríes desarrollaron un duelo parejo en los primeros compases del partido. Ambas ofensivas iban de área a área, pero sin inquietar a ninguno de los cancerberos. En estos pasajes del cotejo el PSV apostó por el orden y el juego asociativo para llegar a campo contrario. Por su parte, el Granada renunció a agruparse y optó más por llegar al otro extremo del área con trazos largos, buscando a Machis y Soldado, sus referentes en ataque.

En el trámite del encuentro poco a poco se fue disipando esa paridad mostrada los primeros 20 minutos. Sin aviso ni protesta la escuadra neerlandesa fue arropando a la oncena española. Malen comenzó a tener más ocasiones de peligro, Mario Gotze, hizo rememorar aquellas épocas de su despunte en Borussia Dortmund, se volvió eje de todo el juego. Además, Philipp Max y Denzel Dumfries vieron en las bandas territorio fértil para vulnerar a la zaga defensiva granadista.

Pero el Granada no se quedó atrás y cuando pudo se volcó al ataque con su propuesta inicial. Enviar balones largos hacia adelante para saltar líneas y tratar que los hombres en ofensiva ganaran los duelos individuales. Darwin Machis fue notoriamente partícipe de estás jugadas. El nativo de Tucupita fue un imán para todos los balones largos que llegaron arriba, se encargó de habilitar a sus compañeros y trató de generar peligro con su característico encare de derecha a izquierda.

De hecho, varias de las ocasiones en las que el fondo neerlandés fue perturbado fueron patrocinadas por el venezolano. Al 21’ ejecutó un remate que derivó en una segunda jugada en los pies de Roberto Soldado y al 32’ ejecutó un centro que logró impactar Yangel Herrera y el balón se estrelló en el poste.

El asedio de los comandados por Roger Schmidt terminó dando frutos al minuto 38 cuando Olivier Boscagli filtró, desde la zona medular, un gran pase entre líneas, el cual fue recibido por Philipp Max quien, de primera intención, centró el balón al primer poste, donde lo estaba esperando Malen delantero que impuso entre dos zagueros y logró puntear la pelota para batir al arquero portugués Rui Silva. Aquello fue la síntesis de un primer tiempo arrollador.

En el arranque de la segunda mitad el cotejo mantuvo la misma tónica. Un PSV que buscó sentenciar el partido y un Granada confundido sin saber que formula usar para revertir el resultado. Martínez, al 56’ echó mano del banquillo y dio entrada a Luis Javier Suárez y Dimitri Foulquier por Albert Soro y Germán Sánchez. Desde este punto, los Nazaríes empezaron a mostrarse más participativos.

Con los españoles tomando más recaudos en ofensiva, los neerlandeses comenzaron a ser más cautos en aspecto ofensivo y pusieron más atención en la zona defensiva. Machis comenzó a mostrar mayor rebeldía, Soldado buscó involucrarse más en el juego y Yangel empezó a soltarse y probar con potentes remates romper la muralla propuesta por el PSV, sin éxito alguno.

El partido culminó con una notable exigencia física. El Granada desbocado por el empate y la escuadra Granjera aguantando el aluvión y tratando de ofrecer alguna réplica. Incluso, la jugada que puso fin al partido fue un gran disparo de Gakpo que hizo exigirse notablemente al portero portugués. Esta postal marcó el pitazo final de una merecida victoria del PSV.

Con esta victoria los neerlandeses se mantienen en la segunda posición de la tabla clasificatoria con nueve unidades. Por su parte, los granadistas siguen en la azotea del grupo E con 10 puntos.