Diego Schwartzman tenía muchas maneras de estrenarse en su primera participación en las Nitto ATP Finals y el sorteo del cuadro le deparó la más grandes posible: medirse al número uno del FedEx Ranking ATP.

Así, el argentino debutará este lunes en The O2 de Londres frente a Novak Djokovic para abrir el Grupo Tokio 1970. La prueba no es sencilla no sólo por la entidad del rival. También porque Schwartzman no ha podido derrotar nunca al serbio en los cinco enfrentamientos que registra el ATP Head2Head.

Sin ir más lejos, este mismo curso ya se han medido en la cuarta ronda del Abierto de Australia y en la final del ATP Masters 1000 de Roma. Más allá del historial en el cara a cara, el No. 8 del mundo llega con la confianza de haber completado la mejor temporada de su carrera con un récord de 25-12 en 2020 y tres finales ATP Tour disputadas en Córdoba, Roma y Colonia-2.

Tras llegar a cuartos de final en el Rolex Paris Masters, a su año aún le resta un torneo más, algo que no había ocurrido nunca. “Creo que en el primer partido siempre hay nervios de cualquier jugador, ya sea un torneo que conoce o no”, señaló el jugador nacido en Buenos Aires hace 28 años sobre su cita con Djokovic.

“Sin duda, la mayoría de jugadores corren con la ventaja de haber jugado varias veces acá y saben cómo son las pelotas, las condiciones, la cancha… eso siempre tiene una sensación cuando uno vuelve a un lugar.

Para mí son sensaciones nuevas”. El serbio presenta un récord de 51 victorias en 58 partidos frente a rivales argentinos, ganando los 13 últimos consecutivos. La última vez que un jugador de este país consiguió batir al balcánico fue Juan Martín del Potro en la primera ronda de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

El mismo Del Potro, en cuatro ocasiones, Guillemo Coria, otras dos, y David Nalbandian, son los únicos argentinos que han conseguido derrotar a Djokovic. ¿Se sumará Schwartzman a este listado? La respuesta, este lunes no antes de las 2:00 pm (hora londinense).

Con información de Tennis World ES, DAVID LOPEZ