La venezolana y la brasileña han sido decisivas con su juego ofensivo. Seis de los siete tantos que ha marcado el equipo rojiblanco han llegado desde sus botas.

Ludmila da Silva y Deyna Castellanos. Deyna y Ludmila. Da igual el orden. Ambas jugadoras brillan por su pegada y poder desequilibrante en el Atlético, que vive gracias a sus goles en esta nueva temporada de la Primera Iberdrola. Y es que seis de los siete tantos que ha anotado el equipo rojiblanco durante este inicio liguero han llevado la firma de una de las dos, con reparto de tres dianas para cada una y quedando la séptima restante para la zaguera Merel Van Dongen.

Sin duda, el Atlético estaría en serios problemas si no hubiese sido por la puntería de la venezolana y la brasileña, decisivas en todos los encuentros. Incluso en el empate 1-1 frente al Granadilla en el que el gol atlético fue de Van Dongen, la defensa holandesa se sirvió de un pase de Deyna para sumar su tanto. La perla de Maracay está logrando demostrar toda esa calidad que le ha llevado a ser una de las grandes promesas del fútbol mundial. Con un promedio de un gol cada 102 minutos, la atacante venezolana se muestra muy cómoda en este Atlético, equipo que lidera desde el ataque con soltura junto a Ludmila.

“Creo que nos hacemos mejores una a la otra. Me encanta ponerle goles a Ludmila, que celebre y que aporte al equipo con sus goles y su velocidad. Y si puedo hacer que su juego sea mejor estaré encantada”, decía Deyna al acabar el último triunfo del Atlético (2-0, ante el Logroño), con goles de ambas y asistencia de la venezolana en el gol de la brasileña.

Deyna Castellanos, máxima asistente del Atlético en Liga

Precisamente es el rol de pasadora en el que también está destacado la de Maracay. Con tres asistencias, Deyna es la mejor socia en el gol del Atlético, al que llegó el pasado mercado invernal. En este sentido, cabe recordar que no ha sido fácil para Deyna encontrar la continuidad física adecuada con la que dar rienda suelta a su calidad en el Atlético. Procedente del fútbol universitario, tras brillar en la Universidad Estatal de Florida (EE. UU.), donde marcó 47 goles y repartió 20 asistencias en un total de 77 encuentros disputados, Deyna recaló en el club rojiblanco tras un mes sin competir a nivel de equipo (la Liga de EE. UU. acabó a finales de noviembre).

Tras su llegada a la capital española, la jugadora de Maracay apenas tuvo tiempo para brillar en la pasada campaña de la Primera Iberdrola, que vio interrumpida su actividad en marzo por la pandemia de la COVID-19 a falta de ocho jornadas para el final de temporada. Con el regreso a la nueva normalidad en el fútbol femenino, mediante la disputa de la final a ocho de la Champions en Bilbao y San Sebastián a finales de agosto, Deyna volvió a encontrar una oportunidad para demostrar su valor. Sin embargo, el coronavirus se cruzó de nuevo en su camino, siendo una de las jugadoras que dio positivo y causó baja para la disputa de los cuartos de final ante el Barça (derrota 0-1).

Los goles de la pareja Deyna-Ludmila han valido por tres victorias

Tras aquel mazazo, Deyna Castellanos ha logrado levantarse más fuerte, incluso ha afirmado recientemente que la COVID-19 le ha ayudado a ser “más profesional”. Un hecho que demostró nada más saltar al campo en esta atípica y nueva Primera Iberdrola, donde le ha acompañado a golpe de gol Ludmila. La primera combinación entre ambas llegó en la victoria frente al Espanyol (0-2), en el duelo correspondiente a la jornada 1, con un gol para cada una y asistencia de Deyna a la brasileña.

En el segundo compromiso liguero (Granadilla, 1-1), no vieron portería ninguna de las dos, pero la venezolana sí que dejó un gran rendimiento sobre el verde con el pase del gol del empate. No tardaría en llegar más tantos y lo hicieron en forma de pack, repitiendo la misma historia en los dos últimos y siguientes encuentros. Ante el Santa Teresa (0-2), Deyna asistió en el primer tanto a Ludmila y le acompañó en el marcador sumando la segunda diana. No hay dos sin tres, o al menos eso dicen y eso demuestran Ludmila y Deyna.

Ambas se volvieron a conectar para llevar al Atlético a una decisiva victoria en Alcalá, con un triunfo ante el Logroño que mantenía la segunda posición para las rojiblancas. De este modo, venezolana y brasileña han marcado en las tres únicas victorias del equipo, sumando gracias a su pegada nueve de los diez puntos que mantiene a las rojiblancas en la segunda posición de la tabla. 

Deyna: “No me considero la más determinante del Atleti”

“La verdad es que he trabajado mucho durante la cuarentena y en la pretemporada, pero no me considero la más determinante del equipo. Creo que todas somos importantes y nos compenetramos muy bien. Por eso estamos ganando”, confesó Deyna Castellanos tras el encuentro de la pasada jornada. Pese a su humildad, lo cierto es que los números le dejan a ella y a Ludmila como jugadoras decisivas de este Atlético, en el que no sorprende el gran rendimiento de la brasileña.

Ludmila llegó al Atlético en el verano de 2017 procedente del Sao José, tras destacar con la selección de Brasil. La futbolista, que antes fue atleta, llegada para apuntalar el ataque rojiblanco con su velocidad. Y, ha cumplido con creces su cometido, ganándose a base de espectáculo el cariño de la hinchada colchonera. Entre sus metas a su llegada al Atleti estaban ganar todo con el Atleti y, en especial, la Liga. Esto último lo ha conseguido en sus dos primeros años en el equipo madrileño, con el que el próximo jueves buscará en Eibar una nueva victoria que le acerque al objetivo de volver a ganar el título de Liga en la Primera Iberdrola.

Con información de AS, Mayca Jiménez