El Bayern de Múnich tuvo que sudar mucho para llevarse este martes los tres puntos del estadio del Lokomotiv de Moscú (2-1), en un partido de la segunda fecha de la llave A de la Champions League que se le puso muy cuesta arriba en los últimos 20 minutos.

El centrocampista Leon Goretzka abrió pronto las hostilidades antes del primer cuarto de hora de partido (13). Cuando todo hacía pensar en un paseo militar del campeón de Europa, Alekséi Miranchuk (71) logró la igualada. Pero cuando peor estaban, Joshua Kimmich rescató a los alemanes con un hermoso gol desde fuera del área (79).

Con esta trabajada victoria, el Bayern suma seis puntos de seis posibles y se acomoda como líder de la llave A, sin necesidad de esperar a ver cómo quedan Atlético de Madrid y RB Salzburgo en su enfrentamiento (20h00 GMT) en la capital española.

El Lokomotiv, de su lado, prosigue con un punto en la tabla, provisionalmente en segundo lugar, después del empate 2-2 de la primera fecha en la ciudad austríaca.

Después de su contundente goleada (4-0) al Atlético de Madrid en su reencuentro con la Champions tras la triunfal final de agosto en Lisboa, y sus convincentes primeros minutos, se preveía otro monográfico del Bayern.

Pero el cuadro local, animado por una decena de miles de espectadores en las gradas, dio muestras de un gran orgullo y le puso las cosas muy complicadas al campeón de Alemania.

Con información de El Comercio