Arrancó el partido con mucho respeto por ambas partes y con unos primeros minutos de tanteo que sólo se vieron alterados por una ocasión de Rakitic a balón parado en el minuto 3. Trippier, que no pagaba su inactividad, era el jugador más activo de un encuentro que iba a romper su tregua a los 17 minutos cuando el inglés conectaba con Correa, que con un giro impecable dentro del área y un disparo raso al primer palo sorprendía a Bono para hacer el 1-0.

El tanto espoleó a los de Lopetegui, que estuvieron a punto de poner la igualada cuando Acuña mandó fuera a portería vacía un balón suelto tras un rechace de Oblak. La respuesta del Atlético fue inminente, y tuvo nuevamente como protagonista a un Trippier que mandó un servicio magistral a Luis Suárez para que este con un remate acrobático se topase con un Bono que impedía el 2-0. De ahí al descanso se jugó a lo que querían los de Simeone. Los locales se replegaron en bloque bajo ante un Sevilla que no encontraba respuestas ante una defensa inexpugnable.

El Sevilla reanudó decidido el partido y fruto de ello En-Nesyri obligó a Oblak a intervenir en la primera acción de la segunda parte. Los de Lopetegui, que jugaban con todo el equipo en campo contrario, chocaban una y otra vez con la muralla defensiva de Simeone, que por momentos era un 6-3-1 en bloque bajo. Koundé y Navas lideraban las acometidas hispalenses por el costado derecho antes de que el Cholo buscase refresco con la entrada de Saúl y Joao Félix en detrimento de Lemar y Correa.

Y que este Atlético apesta a campeón quedó evidenciado a los 75 minutos. Una internada del incombustible Llorente encontró a Saúl, que hacía con un zurdazo el tanto de la sentencia. Si alguien lo necesitaba, era el alicantino, que quedó muy tocado tras la eliminación copera en Cornellà. Nuevamente los colchoneros metieron el duelo en la nevera y sólo un remate al palo de Fernando al borde del pitido final cuestionó el resultado. Nueva victoria de las que dan campeonatos, tirando de solidez defensiva y explotando las ocasiones como nadie. En tiempos de meteorología adversa, el Atlético es un ‘filomenal’ campeón de invierno.

Con información de EuroSport