La colosal batalla entre Astros y Yanquis por el banderín de la Liga Americana se muda a Nueva York y la emoción sigue al máximo, luego de que los equipos en cuestión sacaran al menos un triunfo en los dos primeros choques.

Houston llega confiado al Bronx. AJ. Hinch tendrá en la lomita a Gerrit Cole, que no ha perdido un juego en cinco meses, y eso le permitirá olvidar que la última vez que visitó Yankee Stadium en esta posición de finalista perdió los tres juegos, o que sacó apenas un resultado positivo en trío de intentos de 2019.

Aaron Boone confía en el dominicano Luis Severino, quien solo hizo tres aperturas en la campaña y no permitió carreras limpias en cuatro entradas del cuarto juego de la serie divisional contra los Mellizos.

Cole tiene un solo inicio contra los Yanquis en 2019: El 9 de abril permitió 3 CL en 7.0 IL, mientras que para Severino, será el octavo inicio de postemporada, tiene foja de 1-2 con una efectividad de 5.33 en octubre.

En virtud de que la balanza aún no se ha inclinado a favor de uno o de otro, los “hombres” de ambas novenas deberán sacar el pecho para conseguir el objetivo. Por los siderales, José Altuve (7-3), Carlos Correa (de 8-2) y Michael Brantley (de 9-2) son los únicos jugadores con múltiples hits en los dos primeros juegos. En la acera del frente, el paneo explosivo se repite, con Geyber Torres a la cabeza (de 22-9), Aaron Judge (de 18-6) y DJ LeMahieu de 22-7).

 

 

 

 

Con informaciòn de Ultimas Noticias