Las Águilas del Zulia continúan batallando para encontrar la fórmula ganadora que les permita tomar un respiro en la División Occidental, de la cual son los sotaneros, al llegar a la jornada de ayer con el segundo peor récord de toda la liga con 4-6, además de ser el equipo con peor promedio de bateo.

Sin embargo, la gerencia entiende que todavía hay tiempo de sobra para enderezar el rumbo, y es por ello que esperan que la incorporación del grandeliga Humberto Arteaga ayude a conseguir una buena racha.

“Mis condiciones físicas están bien, no tengo lesiones, gracias a Dios, solo me falta ritmo de juego por este año tan particular, debido a la pandemia que no me permitió jugar en Ligas Menores”, comentó el nativo de Caracas a la LVBP el lunes, precisamente un día antes de debutar.

El infielder está llamado a ser, junto con Olmo Rosario y Jesús Montero, parte del corazón ofensivo que encienda la chispa de los rapaces.

Uno que sí se mantiene encendido pese al mal momento del equipo es Alí Castillo, quien el martes extendió a ocho su cadena de partidos seguidos conectando de hit, elevando su promedio de average a .351 en los diez partidos que ha disputado.

El antesalista criollo es uno de los pocos jugadores de las Águilas que ha respondido desde la caja de bateo, junto con el también infielder Kelvin Alarcón, siendo los únicos que acumulan más de diez imparables en el equipo.

Y como ya se había anunciado, la gerencia zuliana se encontraba a la búsqueda de un sustituto para Alexis Candelario, siendo anunciado el martes al lanzador dominicano Cesilio Pimentel.

Se espera que el serpentinero se incorpore al equipo este sábado, aunque su debut dependerá de los resultados de la prueba PCR.
El siniestro tiene experiencia como abridor y relevista.

Con información de Líder