«Esto lo he vivido antes»: ¿Que son realmente los «déjà vu»?

Los «recuerdos revividos» son una falla pasajera de la memoria, pero al mismo tiempo indican que una zona de nuestro cerebro goza de una perfecta salud

A la gran mayoría de nosotros nos ha pasado alguna vez: vamos caminando por una calle de una ciudad desconocida y tenemos la sensación de haber estado allí antes. Nos inundan recuerdos henchidos de detalles y, sin embargo, sabemos con certeza que estamos ante un escenario novedoso para nosotros.

Lo que acabamos de tener es un «déjà vu», una expresión francesa que se puede traducir por «ya visto antes». Este fenómeno está presente en la conciencia colectiva y es una alteración de la memoria –una paramnesia– muy frecuente, hasta el punto que se estima que aproximadamente dos terceras partes de las personas sanas lo experimentan a lo largo de su vida.

El vocablo fue acuñado por vez primera en 1876 por Emile Boirac (1851-1917), filósofo e impulsor del esperanto, en su libro «El futuro de las ciencias psíquicas», un ensayo en el que vinculaba esta experiencia con fenómenos paranormales, de los que era un gran valedor.

¿Se puede inducir el «déjà vu»?

A pesar del tiempo transcurrido y el interés despertado en la comunidad científica, nos queda mucho por aprender: todavía no conocemos el mecanismo exacto a partir del cual se producen los «déjà vu».

En el año 2017 un grupo de investigadores escoceses, de la Universidad de St. Andrews, se acercaron con el paraguas de la ciencia para generar «falsas memorias» en un grupo de voluntarios sanos. Para ello les leyeron una lista de palabras relacionadas, como puede ser ayuno, hambre o alimentos, pero omitiendo de forma deliberada el vocablo conectivo a todas ellas, en este caso sería el verbo «comer». Con este sencillo ejercicio pretendían provocar el desconcierto y que cuando al sujeto se le pidiese enumerar las palabras incluyese «comer».

A continuación enunciaron por segunda vez las palabras del listado sin nombrar «comer». Seguidamente les preguntaron si habían escuchado alguna que comenzara por la letra «c». Algunos respondieron de forma afirmativa y otros de forma negativa, sin embargo, cuándo el investigador les inquirió de forma específica si habían escuchado «comer» la mayoría respondió afirmativamente.

Cuando se les advirtió que en el listado no estaba incluida la palabra en cuestión, la mayoría de los participantes se mostraron confundidos y algunos comentaron que habían tenido un «déjà vu».

Conexiones engañosas

Lo que realmente sucede a nivel de las conexiones neuronales es un proceso de resolución de conflictos o toma de decisiones, en donde el cerebro está chequeando la información contenida en su base de recuerdos, y cuando se produce un error envía una señal.

A nivel topográfico, mediante resonancias magnéticas cerebrales, se ha observado que en estas experiencias se activan áreas del hipocampo, la zona del cerebro encargada de la memoria, y del lóbulo frontal. Precisamente esta última región sería la que genera el conflicto, la sensación de recordar algo, sabiendo a ciencia cierta que no se ha vivido con anterioridad.

Esta explicación permite explicar dos acontecimientos fundamentales: es un fenómeno que se produce más frecuentemente en adolescentes que en personas mayores, y un «déjà vu» traduce que nuestro sistema de control funciona correctamente. Es un indicio de que el cerebro es capaz de cotejar correctamente nuestros recuerdos y, de alguna forma, protegernos ante la falta de memoria.

En otras palabras, es la traducción de un fallo cerebral en donde se solapa lo nuevo y lo ya vivido.

Pedro Gargantilla es médico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgación.

Con información de Pedro Gargantilla / ABC

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*